Cuando tu familia no te acepta como persona trans*

Como persona trans*, tras bastante tiempo ocultando a tu familia quien eres, has tenido el valor de decírselo. Afortunadamente muchas familias, tras el shock inicial, van entendiendo quién eres. Están haciendo su propio proceso de transición secundaria para acompañarte a ser, estar y expresar tu identidad. Pero, si tu familia no te acepta como persona trans* y  dependes a nivel emocional y económico de ella, tu camino va a ser bastante más complicado.

Familia no te acepta como persona trans*

La familia debería ser un espacio de apoyo afectivo y emocional de todas las personas que la componen. Y este apoyo debería ser incondicional, fueran cuales fueran las circunstancias de quienes la forman. Por desgracia, hay familias que no pueden dar este apoyo cuando alguien se identifica como persona trans*.

 Las normas del sistema sexo/género binario impregnan la sociedad. Por ello, también muchas familias tienen una visión muy rígida respecto a la manera de ser, estar y expresar el género en nuestra sociedad. Pueden no ser capaces de ampliar su mirada respecto al género, a pesar de todos los argumentos que se les ofrezca. Según el U.S. Transgender Survey Report de 2015, el 18% de las personas trans* no han tenido el apoyo de sus familias. El 10% de ellas experimentaron violencia familiar, siendo expulsados de su casa el 8% y decidiendo marchar de casa un 10%.

Kasa trans* quiere ofrecerte información sobre qué posibilidades tienes de poder ser quien eres, cuando tu familia no te acepta como persona trans* y dependes de ellos.

La no aceptación de tu sentirte trans* por parte de tu familia puede tener muchas maneras de expresarse. Veamos algunas

Familia que no te acepta como persona trans* y te da argumentos para que desistas

Si hace poco que les has comunicado que eres una persona trans*, es bastante frecuente que les cueste aceptarlo. Quizás a algunas de las personas de tu familia, les costará más que a otras. En cualquier caso, pueden utilizar muchos argumentos para invalidar lo que dices que sientes. Pueden decir que ellos no han visto nunca que estuvieras a disgusto con tu género asignado. Incluso pueden decir que te has comportado siempre con comodidad en el mismo. Pueden achacar tu manera de sentir tu identidad a influencias externas. Pueden hablar de que esto es una moda, que tus amistades te han confundido, que son las páginas que visitas por internet, etc. También pueden comentarte que eres demasiado joven para tomar una decisión tan arriesgada. Pueden hablarte de un futuro muy complicado  si das este paso. Pueden decirte que no ven ninguna seguridad en tu decisión. También pueden exigirte que aplaces tu decisión a cuando no seas mayor de edad o no dependas de ella.

Estos argumentos, incluso en algún caso expresadas con enfado y crispación, son muy frecuentes en muchas familias en las fases precoces de descubrirles que eres trans*.

Qué hacer si tu familia no te acepta como persona trans* y te da argumentos para que desistas
  • Respirar hondo y tener mucha paciencia. Escúchales intentando entender que tienen miedo a que esta decisión afecte tu aceptación y futuro en la sociedad. Intenta no responderles bruscamente. Haz una lista mental de sus argumentos. Intenta pensar contraargumentos potentes a los suyos. En algunos momentos tranquilos intenta insistir en tus argumentos, sea por escrito o en conversación.
  • Insistir, insistir e insistir. Muchas familias, que no son capaces de aceptarte como persona trans*, evitan hablar del tema. Piensan que si no hablan de ello, lo que sientes va a desaparecer. Que si insisten en no aceptarte, vas a resignarte y a desistir. Que lo que sientes es algo transitorio. Muchas familias que se comportan así, necesitan ver que te mantienes firme en tu decisión, para simplemente creerte. Busca algunos momentos tranquilos para continuar expresándoles, por escrito o en conversación, que continuas sintiendo lo mismo. Esto les obliga a replantearse que lo que sientes no va a desaparecer y  favorece que puedan llegar a aceptarlo
  • Buscar estrategias nuevas. Cualquier iniciativa que utilices, puede funcionar o no. Deshecha las que no funcionan y utiliza las que crees que funcionan un poco mejor. Busca nuevas maneras de hacerles ver quién eres y lo que necesitas.
  • Quererles y mimarles. Aunque suele ser difícil expresar amor a quien no te reconoce ni te acepta como persona trans*, sólo desde tu amor puedes hacer que evolucionen. El enfado y la rabia, que es normal que sientas, sólo conducirán a una espiral de violencia, que os hará daño. Condicionará más dificultades en vuestra relación. Ello hará más lento su camino hacia la aceptación.
 Familia que no te acepta como persona trans* y además ejerce violencia y/o amenazas

Algunas familias, además de expresar todo lo dicho en el apartado anterior, reaccionan no sólo con argumentos. Pueden ejercer violencias. Desde violencias verbales hasta violencias físicas. También pueden utilizar amenazas. Entre ellas, pueden negarte el soporte económico o incluso amenazarte con echarte de casa.

En estas situaciones, aunque pueden ser útiles algunas de las recomendaciones anteriores, es poco frecuente que se consiga la aceptación a corto o medio plazo.

Qué hacer si tu familia no te acepta como persona trans* y además ejerce violencia y/o amenazas
  • Buscar espacios de protección donde puedas ser, estar y expresar quien eres. Habrá personas fuera del entorno familiar que acepten quien eres. Es importante tener esta red de apoyo para poder soportar la violencia de tu familia.
  • Valorar el grado de dependencia emocional con las distintas personas de tu familia. Intenta mantener el vínculo emocional con las que ejerzan menos violencia. Comunícate con ellas desde el amor, intentando buscar mínimas alianzas, que os permitan mantener el vínculo
  • Valorar el grado de dependencia económica y tus proyectos de futuro. Ello va a condicionar, en función de tu situación, caminos muy diversos. Quizás ello condicione que aplaces tu decisión de transitar. O puedes buscar estrategias para conseguir una independencia económica, manteniendo o no tus proyectos de futuro, que te permita avanzar en la transición.

Kasa trans* te recomienda

Cuando la familia no acepta quien eres y dependes emocional y económicamente de ella, deberás buscar la manera, en función de cómo seas tú y como reaccione ella, de facilitarles su camino a su aceptación. Suele funcionar mejor actuar desde la paciencia, el amor y la comprensión de sus dificultades, que desde el enfado y la rabia.

Hay familias que aunque sean muy reacias a aceptar quien eres, evolucionan en un periodo de tiempo más o menos corto o largo hacía la aceptación. Dependiendo de cómo actúes ante su no aceptación, puedes conseguir que este tiempo se acorte.

También hay familias, las menos, que hagas lo que hagas, aunque las mimes y tengas paciencia, no llegarán a aceptar quien eres. En estas situaciones es probable que tengas que tomar decisiones dolorosas para ti. Busca espacios de protección que te acepten y profesionales que puedan acompañarte a minimizar este dolor.  

Un mundo no binario necesita familias que abran su mirada a la diversidad de género. Las personas trans* necesitan, como las demás personas, el apoyo afectivo y emocional de sus familias.